17.2.06

 

Rajoy disuade a Piqué de dimitir amenazándolo con airear el caso Ercros


Mariano Rajoy y Josep Piqué se encerraron en un despacho de la madrileña calle Génova el 23 de enero pasado. Piqué havia puesto encima de la mesa su dimisión como presidente del PP de Cataluña, después de que Ángel Acebes y Eduardo Zaplana le desautorizaran por unas declaraciones que hizo en Catalunya Ràdio el día antes, en las que dijo que el nuevo sistema de financiación pactado por Zapatero y la mayoría de partidos catalanes era razonable.

El entorno de Piqué daba por hecha la dimisión de su líder cuando éste viajó hacia Madrid para comunicárselo personalmente a Mariano Rajoy. Sobre esto, un destacada miembro de la dirección del PPC explica que Piqué se iba de Barcelona “con la decisión tomada”.
La sorpresa en la cúpula catalana de los populares fue mayúscula cuando se enteraron de que su presidente havia reconsiderado la dimisión. ¿Qué pasó en la calle Génova?

Pues resulta que Rajoy le explicó a Piqué que no le convenía para nada dimitir: El partido, le recordó, la había ayudado mucho en el caso Ercros y ahora quedaría muy feo que Piqué abandonase el PP de la forma en que pretendía hacerlo. Además, Rajoy le recordó a su subordinado que la investigación judicial sobre la privatización de esta compañía química sigue abierta, de forma que si Piqué persistía en su intención de dimitir el PP le dejaría con el culo al aire.
Hasta ahora, Piqué ha esquivado la justicia gracias, en buena medida, a que el PP ha cerrado filas y ha frenado, por ejemplo, la constitución de comisiones parlamentarias de investigación sobre la venta de Ercros.

La reunión en Génova, pues, acabó con un Rajoy reforzado y un Josep Piqué de rodillas, suplicando clemencia a la dirección del partido. Hablando en plata, Rajoy tiene al presidente del PP de Catalunya cogido por las pelotas. Y bien pillado que lo tiene.

Comments: Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?